Blog
/images/banners/bannermastermarketingdigitalfino.jpg

Preinscribete en nuestro Máster y no te quedes sin plazas

Preinscríbete

Storytelling: el arte de comunicar

 

Storytelling. No es solo el arte de contar historias

El Storytelling se ha puesto de moda. Pero lleva siglos entre nosotros. El Storytelling nació en la época de las cavernas, y nació para quedarse. Pero no, no es una moda.

Aunque mucha gente lo describa como el arte de contar historias, personalmente lo defino como el arte de comunicar la esencia y la filosofía de una marca, un producto o un servicio a través de las historias.

Si bien el origen del Storytelling no es Marketing, a partir del momento que lo usamos como herramienta para incluir dentro de una estrategia de Marketing, lo convertimos en uno de los factores y recursos más trascendentales para crear una imagen de marca óptima.

Seth Godin dijo, “El marketing ya no se trata de las cosas que vendes, sino de las historias  que cuentas”.

Historias que transmiten el valor de las marcas y que los consumidores necesitan para sentirse identificados o, por lo menos, sentir que esas marcas, “sus” marcas, tienen un valor emocional que las hace más valiosas.

Dichas marcas deben prometer algo. Toda marca debe prometer algo. Y cumplirlo, claro. Cuando prometemos, nos comprometemos Y cuando nos comprometemos, generamos confianza. Y no hay nada más importante en la relación marca-consumidor, que dicha confianza.

La fidelización de los consumidores es imprescindible para convertirlos en clientes, y no solo consumidores. El Storytelling puede ser un punto de inflexión entre el sentimiento de gustarte una marca como consumidor, o sentir amor por ella. Es decir, el Storytelling puede ayudar a una marca a convertirse en una Lovemark.

Uno de los objetivos de las marcas debería ser siempre convertirse en la Lovemark de sus clientes. Esas marcas que son capaces de hacernos perder la razón. Esas que nos enganchan hasta el punto de estar pendientes de ellas y, sobre todo, querer ser parte de ellas.


¿Por qué contamos historias?

Todos tenemos nuestras razones. Creamos historias. Sobrevivimos gracias a las historias. Evolucionamos gracias a ellas y a través de ellas.

Contamos historias para no olvidar quiénes somos y de dónde venimos en realidad. Contamos historias para defender nuestros derechos, para no dejar en el letargo los valores que nuestros antepasados nos enseñaron, nos inculcaron a través de nuestras generaciones.

Estaréis de acuerdo que los mejores storytellers son los abuelos, ¿verdad?


¿Quién no tiene historias por contar?

Pero no es suficiente tener algo que contar. Es evidente que no todo vale, y en el Marketing, más aún. Cuando nos adentramos en el campo de batalla que es el terreno de las marcas, menos aún.

Es imprescindible crear historias que motiven para cautivar y enamorar a los usuarios, si no, la historia muere.

El cerebro humano es una máquina perfecta de retención de información. Retenemos más de lo que recordamos de forma consciente, y lo que permanece en nuestro recuerdo consciente siempre suele ir precedido de algo que nos marcó.

Por lo tanto, es imprescindible que una historia sea recordada y difundida a lo largo del tiempo.

Los Consumidores quieren sentir

Los consumidores cada día son más exigentes, y esto es una realidad.

Sin duda tenemos más recursos a nuestro alcance, y eso hace que nos volvamos más exigentes. El hecho de pagar, nos convierte en consumidores capaces de extrapolar hasta la propia realidad y exigir a las marcas tanto o más por lo que pagamos.

Nos permitimos la licencia de criticar cuando una marca no cumple lo que promete, sin reservas. Nos permitimos ser crueles, en ocasiones, con marcas sin ser conscientes del trabajo arduo que hay detrás de cada producto, servicio, campaña o la propia marca en sí.

Las marcas pretenden que todos sus consumidores se conviertan en prescriptores, pero no siempre resulta tan fácil, y más en una Era Digital donde la competencia está a un click.

Lo difícil es ser prescriptor de una marca que, a pesar de los pequeños errores que pueda cometer porque, no lo olvidemos, todas están hechas por personas, la sigamos defendiendo.

No nos olvidemos que la humanización de las marcas empieza por el factor humano de las mismas. Ese valor humano que empieza por las personas que la crean.

El Storytelling nos ayuda a vender más y mejor. Estudios y análisis nos demuestran que una marca que utilice esta disciplina, vende mucho más que una que no.

Es fácil comprenderlo si tenemos en cuenta que somos seres más emocionales que racionales. Todas las emociones se generan en el cerebro. Incluso la toma de decisiones racional, está influenciada por alguna historia, momento o recuerdo que nos afectó de una forma u otra a nivel emocional.

Por lo tanto, detrás de cada campaña de publicidad, hay tantas historias como usuarios vean o lean ese contenido.

Estamos hechos de historias, de momentos y experiencias. Teniendo esto claro, seguro que somos capaces de entender y admitir cuán importante es el Storytelling en el Marketing. Insisto, detrás de cada campaña de publicidad emocional hay tantas historias como usuarios vean esa publicidad.

Eso lo convierte en una ventaja ante la toma de decisión de compra de los consumidores. Una ventaja clave para ese producto o servicio que la competencia, dependiendo de su estrategia, no tendrá.

Debemos pensar que los datos de los estudios que nos aporta el Neuromarketing sobre el comportamiento de los consumidores, es de imprescindible valor a la hora de crear esa historia dentro de nuestra estrategia de Marketing para vender.

 

Algunos puntos clave para crear buenas historias

Hay algunos puntos clave que son imprescindibles para crear contenidos que generen una historia que comunique la esencia y filosofía de los productos, servicios y la propia marca.

Cabe decir que no creo en las verdades absolutas. Así que seguro que hay más puntos clave, pero personalmente, te añado algunos de forma resumida.


1. MOTIVACIÓN. La historia debe motivar.

2. EMOCIÓN. La historia debe generar emociones.

3. LEITMOTIV. En la historia debe existir un leitmotiv.

4. CAUTIVAR. La historia debe cautivar, enganchar y despertar curiosidad desde el inicio.

5. DUALIDADES. Toda historia debe tener nudos o dualidades.

6. FÁCIL DE RECORDAR. La historia debe ser fácil de recordar y sencilla de contar.

7. CONEXIÓN CON LOS USUARIOS. Una historia debe tener un nexo de unión con la audiencia de esa marca.

8. CONFIANZA. Cualquier historia debe generar confianza.

9. PROMESAS. Toda historia debe prometer algo, como cualquier marca con su producto o servicio.

10. MAGIA. La historia debe crear magia para convertirla en única y extraordinaria.

11. IMAGEN DE MARCA. La historia debe terminar con el logo, imagen o mención de la marca.

 

Èlia Guardiola

Profesora de Storytelling en el

Máster en Marketing Digital, Social Media y Community Manager de la Universidad Complutense de Madrid

Preinscribete en el Máster y no te quedes sin plaza Preinscripción

Conoce nuestras Redes Sociales

Master Marketing Digital Social Media & Community Manager. Dirección de Marketing Digital. 6ª Edición Título Propio Universidad Complutense de Madrid