Blog
/images/banners/bannermastermarketingdigitalfino.jpg

Preinscribete en nuestro Máster y no te quedes sin plazas

Preinscríbete

Promociona tu negocio en LinkedIn

 

Como gran base de datos profesional que predomina a nivel global, LinkedIn cuenta con unas posibilidades muy interesantes en el ámbito empresarial. Estas son algunas de ellas, unidas a consejos para sacar el máximo rendimiento a LinkedIn:

- Usuarios más receptivos: la predisposición de los usuarios de esta red social a comunicaciones relacionadas con nuestra marca y el mundo empresarial son mucho más grandes que en cualquier otra red como Twitter, Facebook, Google Plus, Instagram… Y, si bien es cierto que el spam está también haciendo mella en los últimos tiempos en LinkedIn, todavía no llega a los niveles de otras redes sociales.

- Saber exactamente a quién te diriges: conocer datos de tus contactos en redes sociales es importante. Pero esa importancia se vuelve crucial en LinkedIn, pues para realizar una propuesta profesional a un contacto estará definida por la capacidad de decisión que tenga acorde al cargo que ocupe en su empresa. Así, una universidad podrá plantear convenios de prácticas de sus alumnos a los perfiles de recursos humanos de LinkedIn, mientras que no tendría tanto sentido realizar este planteamiento a integrantes del departamento de Logística.

- Proyector de marca profesional: LinkedIn está muy asumido como un buen proyector de marca personal, pero no hay que descartar las posibilidades que ofrece de potenciar el conocimiento de tu proyecto o negocio en Internet esta red social. Además, las páginas de empresa creadas en LinkedIn posicionan muy bien en buscadores como Google, y pueden servir de complemento a tu propia web para dar a conocer tu empresa.

- Aprovecha tu perfil de empresa en LinkedIn: ¿por qué no transmitir tu idea de negocio, tu filosofía de empresa? Si bien esta red ha de orientarse al ámbito profesional, en este apartado es donde poder humanizar un poco más la marca en torno a sus valores. Ayuda además a potenciar la visibilidad de tu empresa que comentábamos anteriormente. Para ello, escoge qué palabras clave identifican a tu empresa dentro de “Especialidades” del apartado de descripción, lo que facilitará su aparición en resultados de búsqueda relacionados.

- ¿Qué contenidos compartir?: el tipo de contenidos que se comparte en páginas de empresa de LinkedIn difiere del de otras redes sociales, donde se caracteriza en muchas ocasiones un tono en los contenidos más informal y temáticas más promocionales. Así, empresas que en Facebook comparten curiosidades o en Instagram fotografías que buscan humanizar la marca, a través de LinkedIn pueden hablar de estrategias, datos y tendencias del sector, gráficos e infografías, conferencias profesionales en las que sean partícipes… En definitiva, un contenido que le mantenga al día de lo que sucede en su propio sector profesional.

- Hazte notar (para bien): siguiendo con el contenido, que sea relevante, diferencial del de la mayoría, propio y original. Ya abarque temas de actualidad o sea de carácter más atemporal, en cualquier caso que no haya pasado de moda. Si tu perfil de marca es capaz de dar ese contenido al usuario, las posibilidades de generar el reconocimiento de empresa de referencia para estar al día de las novedades en tu sector crecerán, y con ella el propio prestigio de tu negocio.

- Son las opiniones de la empresa, no las tuyas: usar un perfil corporativo para volcar opiniones personales de carácter político, religioso, sexual… es un grave error cometido con demasiada frecuencia en LinkedIn. Sé consciente de que la publicación que realizas representa a la empresa, no a tu persona.

- Aprovecha las páginas de producto de LinkedIn: dentro de tu propia página de empresa, puedes también realizar divisiones por tipos de producto o servicios a través de las llamadas páginas de producto. De esta forma, segmentarás a tus seguidores en LinkedIn de forma más afín si cabe a sus intereses profesionales. Hay que tener en cuenta que, aunque estas páginas de producto se creen vinculadas a la empresa, serán gestionadas de forma independiente.

- Crea tu propio grupo: puedes crear también grupos corporativos publicados, aquellos a los que cualquier usuario de LinkedIn puede acceder por búsqueda y que aparezca en sus resultados. Deberás controlar que el grupo no se convierta en un “vertedero” de spam, animar a los usuarios a compartir contenidos de valor, moderar comentarios que no sean adecuados, dinamizar los debates animando a la participación de los miembros con hilos de discusión y contenido relevante.

- Usa tu grupo con inteligencia: los grupos tienen que aportar valor más allá de tus intereses corporativos a los profesionales que se unen al mismo. Además, cuenta con la ventaja de que, una vez por semana, puedes mandar un mail a todos los miembros de tu grupo donde podrás comunicarles aquello que estimes oportuno, por lo que puede ser una gran oportunidad, si se gestiona bien, para alinearlo con tus intereses corporativos en relación con los destinatarios del mensaje.

- Altavoces humanos: si la empresa la componen varios empleados, los propios miembros de la misma pueden ser en algunos casos prescriptores que recomienden el perfil corporativo de ésta a sus contactos, ayudar a difundir los contenidos, dinamizar los debates… Esta labor únicamente puede salir bien si los empleados de forma voluntaria realizan la labor, pues de lo contrario, su falta de ganas se transmitirá fácilmente y será percibida por la comunidad, lo que resultará contraproducente.

Con todos estos consejos, tendrás una buena base para sacar partido a LinkedIn para tus intereses empresariales.

Preinscribete en el Máster y no te quedes sin plaza Preinscripción

Conoce nuestras Redes Sociales

Master Marketing Digital Social Media & Community Manager. Dirección de Marketing Digital. 6ª Edición Título Propio Universidad Complutense de Madrid