Blog
/images/banners/bannermastermarketingdigitalfino.jpg

Preinscribete en nuestro Máster y no te quedes sin plazas

Preinscríbete

Toda la organización de una empresa, dirigida a ventas, se ha de orientar continuamente hacia un modelo eficaz, a nivel digital, en su relación con los clientes. Es por ello, que aspectos como el UX Design (diseño de experiencia de usuario), cobra tanta importancia en la actualidad: si ofreces productos digitales, que resuelvan las necesidades de tus usuarios de forma sencilla y eficaz, lógicamente, provocarás una mayor satisfacción y experiencia de uso por parte de tus consumidores.

Además, la importancia del entorno digital, en la cuota de negocio global de las empresas, va en aumento imparable. No tienes más que echar un vistazo, año a año, a las cifras de volumen de negocio a través de comercio electrónico, que siguen creciendo de forma importante.

Pero, la transformación digital, no únicamente sirve para reportar mayores beneficios al departamento comercial de tu empresa. Así, las empresas con una buena implementación en lo que a dicha transformación digital se refiere, son más proclives a tener un mayor desarrollo en el campo de la innovación. Debido a la constante actualización tecnológica, has de estar atento para ver cómo puedes aplicar las nuevas tecnologías en tu negocio, a fin de mejorar la interacción con los clientes. Un estudio del Massachussetts Institute of Technology (el prestigioso MIT) indica que las organizaciones más avanzadas en transformación digital son siete veces más innovadoras.

También, te ayuda en la toma de decisiones, debido a que permite profundizar en el análisis de los datos a través del big data. La información genera cada vez mayor volumen de datos, con un detalle más concreto y de forma más veloz. Esta transformación digital, bien planificada, te permitirá aprovechar el gran recurso que suponen esos datos para conocer mejor a tus clientes,   proveedores, competencia y mercado. Incluso, te descubrirán nuevas oportunidades que podrías haber pasado por alto.

Para llevar a cabo esta transformación digital, es necesario tener implicada a la dirección de la empresa, pues los cambios estructurales, a los que la organización se va a ver sometida, deberán de involucrar a los más altos estamentos de la misma. Estos cambios se pueden dar en ámbitos tan diversos como, por ejemplo, una nueva cultura de empresa, la creación de un departamento que lleve la organización de esta transformación digital, la formación digital de la plantilla existente o los nuevos aspectos que el departamento de RRHH deberá tener en cuenta, a la hora de realizar  contrataciones.

Pero, no olvides que la transformación digital no es un hecho puntual, por el cual orientas tecnológicamente a tu empresa en un plazo de tiempo y el objetivo ya está conseguido. Se trata de un proceso continuo, cíclico, que requerirá de una monitorización que lleve a buscar siempre implementar nuevos aspectos de mejora, que permitan seguir a la vanguardia en un mundo en cambio constante.

Asimismo, debes tener en cuenta que, el simple hecho de introducir elementos tecnológicos en la empresa, no implica por sí solo una transformación digital: hay que cambiar, como hemos apuntado anteriormente, la organización global de la empresa, orientándola a aprovechar dicha tecnología para obtener una verdadera transformación digital de esta.

Deberás, igualmente, no subestimar los retos que plantea la transformación digital en materia de protección de datos y privacidad de tus clientes. Para ello, la implementación de sistemas de ciberseguridad, que protejan tu compañía frente a los ciberataques (los cuales cada vez son más frecuentes), será crucial en una buena estrategia de transformación digital.

Finalmente, el cliente se va a beneficiar de esta mejora de los procesos de tu empresa a través de esta transformación digital, lo que desembocará en su fidelización. Y, eso, es lo más positivo de todo, pues debes de recordar que, la transformación digital se lleva a cabo para darle mayores beneficios a los clientes. Esta es la mejor forma de alcanzar el resto de tus objetivos empresariales: poner a tu cliente en el centro de todo este proceso y trabajar por y para él.

Preinscribete en el Máster y no te quedes sin plaza Preinscripción