Twitter para objetivos: los siete 'pecados' del marketing personal 3/6

El marketing personal requiere un gran esfuerzo, ser constante y comprobar de vez en cuando los resultados de la estrategia que estamos llevando a cabo. Y no siempre llegamos a la meta que habíamos planeado porque en muchas ocasiones cometemos fallos sin darnos cuenta.

Nuestro profesor de marca personal y reputación online, Oscar del Santo, señala que no hay que cometer ninguno de los siguientes ‘pecados’:

  1. Falsedad. Construir una marca artificial y falseada que no refleje de forma honesta nuestros valores, estilo e idiosincrasia es quizás el primero y peor de los siete pecados capitales. Al contrario de lo que muchos creen, una marca personal no se ‘diseña’ sino que se configura con base en los elementos que nos definen y señalan qué esperamos conseguir. Cualquier tibieza o falta de compromiso con la honestidad se traduce más tarde o más temprano en una falta de la condición imprescindible para que prospere toda marca: la credibilidad.
  2. Desmotivación. Para conseguir cualquier objetivo de importancia, nuestra marca personal debe galvanizar nuestras destrezas y talento, generar entusiasmo y convertirse en una fuente de automotivación más o menos constante.Pecados en Twitter
  3. Inconsistencia. El escenario ideal es aquel en el que tu marca transmite un mensaje consistente y coherente a tu target. Los mensajes contradictorios y el retractarse y cambiar de rumbo con demasiada frecuencia confunde a tu audiencia y le hace preguntarse si realmente sabes lo que estás haciendo. De la misma manera que la consistencia transmite fortaleza y decisión, la inconsistencia hace lo propio con la falta de convicción y la debilidad.
  4. Autarquía. Aunque el marketing personal nos parezca a primera vista un proceso individual y hasta íntimo, el hecho es que nuestras marcas personales ni existen ni operan en el vacío y necesitan imperiosamente del apoyo activo de otros y un encaje amable en la comunidad online para prosperar. Por eso el networking es vital.
  5. Vanidad. Si tu marca personal se convierte en un ‘ego-trip’ constante, los demás se van a cansar de ti mucho antes de lo que te esperas. Mantener a tu ego bajo control y ser activamente autocrítico sin caer en la tentación de sobrevalorarte o de inflar artificialmente tu CV son algunas de las bases de una marca personal duradera. En lo posible – y aunque desde luego tengamos que autopromocionarnos de forma inteligente – que sean tu trabajo y los demás los que canten las excelencias de tu branding.
  6. Inmovilismo. Al igual que la persona a la que representa, una marca es algo vivo y dinámico: y como todo ser vivo, debe adaptarse y evolucionar y no puede permitirse el lujo de permanecer parada durante demasiado tiempo si no quiere correr el riesgo de que los acontecimientos la conviertan en irrelevante.
  7. Ambición (desbocada). Existe una ambición claramente positiva y sana a fomentar que hemos de diferenciar de la desbocada e irreal. Aquellos que buscan obtener objetivos muy importantes de los que les separa un surco ancho y profundo y que carecen de la experiencia, las destrezas y conocimientos necesarios para conseguirlos deberían concentrarse en adquirirlos antes de postularse como los próximos casos de éxito. La psicología contemporánea insiste en que el ‘talento innato’ es un mito y que jamás hubo un virtuoso en la música o un deportista de élite que no haya tenido que practicar y entrenar miles de horas con los programas adecuados para llegar a lo más alto. Que tu ambición se centre en eso primero.

 

Por el contrario, existen prácticas más que recomendables para llevar a cabo para conseguir el éxito en nuestra personal branding. El primer elemento que hay que tener en cuenta es la introspección, es decir, parar a mirar en nuestro interior las metas a las que queremos llegar con nuestra estrategia de marketing personal. También es un factor clave la intuición, siempre acompañada de la razón. Ésta nos sirve para saber a quién seguir o no en Twitter, por ejemplo.

Por último, hay que destacar el pensamiento positivo, fundamental para realizar cualquier tarea con éxito. Sin embargo, no hay que dejarse llevar por el optimismo, porque de ser así, no nos dejaría ver de manera objetiva nuestra estrategia.

Estas y otras cuestiones relacionadas con twitter para construir la marca personal las imparte Oscar del Santo en el máster. Si quieres saber qué más puedes aprender, echa un vistazo al programa

El texto íntegro lo puedes ver aquí, en el blog de Oscar del Santo.

 

Preinscribete en el Máster y no te quedes sin plaza Preinscripción

Conoce nuestras Redes Sociales

Master Marketing Digital Social Media & Community Manager. Dirección de Marketing Digital. 6ª Edición Título Propio Universidad Complutense de Madrid