¿Cómo aumentar la conversión de un sitio web?

¿Tienes una tienda online pero no consigues muchos compradores? ¿Es fácil realizar el proceso de comprar en tu web? ¿Los productos se ven claramente? Si no te has preguntado esto nunca, ya es hora de que lo hagas si quieres aumentar tus ventas online. Generar tráfico hacia la web es muy importante porque atraes a futuros clientes pero igual o más importante es la conversión web y para mejorarla, primero hay que conocerla. Se trata de saber cuántos usuarios que han visitado mi web han realizado la acción que tenía como objetivo, en este caso, hablamos de ventas.

Proceso de conversión web

Para conocer estos datos, accedemos a Google Analytics, donde veremos de dónde proceden nuestras visitas (país, ciudad, referencias sociales, etc.), cuáles han sido las páginas más visitadas, cuánto tiempo permanecen en cada una y cada cuántas visitas recibimos una compra. Entonces, podemos conocer la tasa de conversión, que es el número de ventas que obtenemos por cada número de visitantes a nuestra página web. Sin embargo, no es la tasa bruta, ya que en muchas ocasiones algunos visitantes entran en la web muchas veces antes de comprar algo. Si la tasa es muy baja, algo falla y hay que averiguar qué es.

A partir de aquí habrá que fijarse en varios aspectos de nuestro sitio web. Y, al final, conseguir que nuestro producto digital sea inteligible, atractivo, con el que se pueda aprender y que el usuario haga un uso de él efectivo, eficiente y satisfactorio.

1. Navegabilidad y visibilidad de la página

Se trata de averiguar si es sencillo navegar por nuestra web y si se encuentra fácilmente, es decir, todo lo que concierne a la arquitectura. Algunas páginas contienen los elementos que más interesan al final, por lo que se obliga al usuario a hacer scroll; en ocasiones los botones no funcionan correctamente o están escondidos. Hay que fijarse si es fácil encontrar nuestros productos y, por supuesto, si lo es llegar al proceso de compra y terminar la acción. Un porcentaje muy alto de los usuarios abandona la compra porque es proceso le resulta lento y costoso. No podemos permitirnos perder a un cliente en este punto, ya que si llega hasta ahí, habremos conseguido la mitad de nuestro objetivo.

Debe ser un proceso sencillo e intuitivo.

2. Tiempo de carga de la web

Los usuarios queremos que todo fluya rápidamente y nos desesperamos si una página tarda mucho en cargarse. Somos impacientes y si vemos que a los pocos segundos no se ve nada, nos vamos. Por eso, hay que evitar imágenes y gráficos pesados y conseguir que los enlaces abran rápidamente.

Por su parte, además de la home, las páginas más rápidas deben ser aquellas que se incluyen en el proceso de compra, para evitar que algún cliente se arrepienta y se vaya.

Por otro lado, la velocidad de carga también es un punto a tener en cuenta a la hora de hacer SEO, ya que una página lenta posicionará peor que una rápida. Por eso, lo ideal es que un sitio web tarde menos de 2 segundos en cargarse.

Aunque no lo parezca, todos estos factores se tienen en cuenta a la hora de valorar una web y dependiendo de cómo la presentemos con todos los productos, se conseguirán más o menos ventas. El usuario debe interactuar con nuestra web y para eso debemos crear un proceso sencillo. Debemos hacer que la experiencia de comercio electrónico sea fácil.

Y ahora, ¿a qué esperas para saber si tienes una web optimizada para las ventas?       

Preinscribete en el Máster y no te quedes sin plaza Preinscripción

Conoce nuestras Redes Sociales

Master Marketing Digital Social Media & Community Manager. Dirección de Marketing Digital. 6ª Edición Título Propio Universidad Complutense de Madrid